22 nov. 2014

Sexo en el probador‏

Estaban pasando el fin de semana juntos. Llevaban preparando este encuentro desde hacia varios meses. Se habían conocido en un foro de internet y enseguida habían conectado. Hablaban a menudo y poco a poco casi sin darse cuenta fue surgiendo algo más entre ellos.
Ahora por fin habían podido quedar para verse por primera vez en vivo, poder hablar cara a cara y llevar a cabo algunas del montón de cosas que habían ido planeando día tras día.
El le había contado en alguna ocasión que le encantaría poder tener sexo en un probador de un centro comercial así que ella estaba dispuesta a que pudiese cumplir esa fantasía. Y con la excusa de comprar unas tabletas de chocolate y unos botellines de agua para tener en la habitación le dijo de ir a uno.
Dejaron el coche en el aparcamiento y antes de salir ella le acaricio en la cara volviéndola hacia la suya mientras acercaba su boca. Le dió un beso cálido a la vez que pasaba suavemente la palma de la mano por encima de los pantalones preparando el terreno. El dio un pequeño respingo de placer al notarlo y se dejo hacer...
Cuando salieron se dirigieron al ascensor para subir a la planta del supermercado. EL sabía que a ella los ascensores le daban mucho morbo y como iban solos, le apoyó contra la pared mientras le volvía a besar y le lamía el cuello a la vez que le acariciaba los pechos por encima de la camiseta notando como los pezones se ponían duros. Ella le acercaba mas hacia si empujándole del culo y notaba como su polla se ponía dura dentro del pantalón.
Llegaron a la planta y el ascensor se abrió. Se besaron justo rozándose en los labios y ella le guiñó un ojo. El sonrió con complicidad. No se imaginaba el final pero presentía que ella estaba juguetona.
Entraron y él le cogió de la mano. Ella no conocía el sitio e irían más rápido si él le guiaba. Fueron al pasillo de los chocolates y eligieron un par de tabletas y una caja de trufas. Se dirigieron hacia las bebidas y mientras él miraba las botellas de cava ella se metió en medio de él y la estantería rodeándose con sus brazos y restregando su culo con disimulo contra él.
El le susurró algo al oído , le lamía la oreja y le besaba al cuello mientras con sus brazos acariciaba sus tetas cada vez más excitadas. Ella se giró despacio y cogiéndole suavemente del cuello lo atrajo hacia si y juntó sus bocas en un jugoso beso sin importarles la gente que iba y venía por los pasillos de al lado. Estuvieron así sin más movimientos que el de sus lenguas lamiéndose dentro de sus bocas y el de los latidos de sus corazones acelerándose cada vez mas.
Se notaban excitados, calientes...y no era el mejor sitio asi que terminaron las compras y se dirigieron hacia la caja.
Salieron al pasillo del centro y empezaron a andar. Ella vió una tienda enorme de ropa interior y enseguida se dió cuenta que era el sitio perfecto. Le cogió de la mano y le llevó hasta dentro. El se dejó guiar sin terminar de entender como lo iban a hacer pero sabiendo ya lo que iba a suceder.
Pasearon por los pasillos mirando el genero, llegaron a unas estanterías llenas de perchas con corpiños y corsés de todo tipo. Ella cogió un par y se fué hacia los probadores dejándole a él cerca pero fuera. Al poco rato asomó la cabeza por la cortina del probador y alargando un brazo hacia él le dijo que le trajese ese mismo modelo pero una talla mas pequeña. Por la sonrisa que había en su boca él supo que el plan ya estaba trazado así que dejo la bolsa con la compra en el suelo e hizo lo que ella le pidió.
Cogió el corpiño y volvió hacia el probador. Ella le estaba observando por entre la cortina y al ver que se acercaba sacó su brazo desnudo para coger la prenda. Le sonrió y le dijo:
-No te vayas...
El la miró, sonrió también y se quedó esperando fuera.
Al poco rato oyó como ella le decía desde dentro:
-Ayúdame a abrocharme..
Entró y ella estaba sentada en un banco pequeño que estaba adosado a la pared. El corpiño le sentaba genial. Destacaba sus grandes pechos dándoles una atractiva forma redonda y juntándolos pero dejando el espacio justo para poder jugar entre ellos. Se arrodilló un poco para besarla y pasar la yemas de sus dedos por encima de ellas. Las acaricio suavemente y poco a poco fue metiéndose más y más dentro del escote hasta llegar a uno de sus pezones y pellizcándolo para ponerlo duro mientras sacaba el pecho por encima y acercaba la boca para lamerlo. Pasó la lengua por él rodeando la areola y mordisqueo el pezón estirándolo hacia fuera a la vez que sacaba el otro pecho. Ya los dos fuera, los cogió con ambas manos y los masajeó suavemente besando primero uno y luego el otro, lamiéndolos alternativamente y succionando los pezones.
Ella comenzó a soltarle el pantalón y a la vez acariciaba su polla por encima poniéndola si cabe más dura de lo que ya estaba. Le cogía la cara de vez cuando separándosela de sus tetas para mordisquearle y lamerle los labios y juntar sus lenguas en las bocas en besos cada vez más lascivos. La exitación de ambos iba en aumento con cada beso, cada caricia, cada lamida... Ella seguía acariciando la polla ahora por entre el pantalón pero sin sacarla aún del gayumbo. Estaba muy muy dura y las primeras gotas mojaban el boxer. Agachó la cabeza para pasar la lengua por ellos y sentir el capullo caliente y húmedo. Ese gesto hizo que el se estremeciese y poniéndose de pie la sacó del todo, le cogió a ella suavemente del pelo invitándole a arrodillarse y cogiéndosela con una mano la llevó hacia su boca. Ella la entreabrió un poco para que el capullo rozase los labios y sacó la lengua para lamerlo mientras terminada de bajar de una vez los pantalones y el gayumbo de él. Le cogió por el culo y empujando hacia ella se metió toda la polla de golpe en la boca. No dejaba de mirarle a los ojos mientras lo hacía y según hacía los movimientos de cabeza sus pechos se movían ritmicamente en un vaivén muy sensual. El los cogía por los pezones y los acariciaba mientras se abandonaba al placer de la jugosa mamada que ella le estaba regalando.
Mientras ella separó las piernas y separando las bragas hacia un lado se empezó a acariciar el clítoris siguiendo el resto de movimientos que hacía. Metía primero un dedo en su coño y lo movía dentro a la vez que con el pulgar seguía acariciándolo. Luego metía otro dedo y los movía hacia dentro y hacia fuera follándose con ellos. Cada vez estaban más calientes y él sabiendo lo que a ella más le gustaba sacó la polla de su boca y agarrándola suavemente por la cintura le puso de pie en el banco. Le quitó las bragas mientras le acariciaba los muslos y separando con dos dedos los labios acercó su boca para lamerle el clítoris con rápidos movimientos de la lengua sin dejar de masturbarse él. Ahora era ella la que apoyada en la pared acariciaba y masajeaba fuertemente sus pechos abandonándose por completo al placer que estaba sintiendo. Se mordía el labio inferior de la boca y sacaba la punta de la lengua en un gesto que él conocía muy bien de vérselo por la cam cuando hacían ciber y reconoció que ella estaba a punto de alcanzar el orgasmo. Quería que se corriesen juntos y quería hacerlo dentro de ella. Así que paró un segundo y le ayudó a bajarse, le dió la vuelta, le dobló hacia adelante por la cintura y con la polla totalmente apunto de explotar le acarició desde el culo hasta el clítoris varias veces humedeciéndola en todo el jugo que salia de ella y cuando estuvo lubricada la metió de golpe en la vagina. Ella dió un respingo pero enseguida se acopló a las embestidas de él, fuertes, acompasadas, intensas ...El la sujetaba de las tetas para que no se fuese hacia adelante y las acariciaba cada vez más y más rápido. Estaban llegando al éxtasis y él le susurro algo al oído. Ella giró un poco la cabeza a la vez que asentía y se estimulaba el clítoris sin dejar de moverse con él.
-Vamos, le dijo
Y como si en ese momento fuesen los dos uno solo aumentaron el ritmo y sin apenas emitir sonidos se abandonaron juntos al climax. El dió una embestida más fuerte que las demás y mientras el coño de ella palpitaba con el orgasmo el semen de él la llenaba por dentro...
Estuvieron un rato sin separarse, recuperando la respiración y luego el salió poco a poco de ella. La giró y se fundieron en un largo beso sin más acompañamiento que un abrazo.
Cuando terminaron y él empezaba a vestirse ella le sonrió y le dijo:
-El corpiño mejor nos lo llevamos no?
El simplemente soltó una carcajada......



                   

1 comentario:

Otras entradas de interés

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...