2 nov. 2014

La sauna

Por fin habían podido quedar un par de días para pasarlos juntos y conocerse en persona después de llevar unos meses manteniendo una relación en la distancia desde que se conocieron en un foro.
Habían hablado muchas veces de las fantasía de los dos y de cosas que les gustaría hacer juntos y él le había preparado una sorpresa. Se había encargado de buscar el hotel y había encontrado uno con sauna que aunque era común a todos los usarios, seguramente a esas horas habría poca gente y podrían cumplir una de las fantasía de ella.
Le había contado muchas veces como lo gustaría tener sexo oral en una sauna y habían fantaseado mucho juntos con eso. Ahora por fin él se lo iba a poner en bandeja.
Cuando terminaron de desayunar ella le preguntó donde iban a pasar la mañana y cuando él le contestó que en la sauna...ella se volvió a mirarle con una sonrisa de oreja a oreja y acercó su boca a la de él para darle un intenso beso como si empezase a abrir la puerta a lo que sabía iba a pasar...
Se preparon y subieron...entraron y pasaron al vestuario para desnudarse y coger las toallas. Luego ya fueron hacia la sauna. Entraron y había tres personas, dos hombres y una mujer, aparte de ellos dos así que se pusieron en el sitio mas alejado de ellos.
Se sentaron y enseguida empezaron a juguetear el uno con el otro. El le acariciaba los hombros y los brazos mientras ella le besaba en el cuello y le daba pequeños mordiscos en las orejas. Se tocaban por encima de las toallas juntando a la humedad del ambiente la de su excitación. Ella cambió un poco la postura para poder acceder a la boca de él y se colocó apoyándose en él, mientras miraba de reojo si las personas que estaban les miraban o seguían a lo suyo. Se dió cuenta que la mujer se había marchado y que los dos hombres no quitaban la vista de lo que estaban haciendo...incluso le pareció que uno de ellos se tocaba por encima de la toalla. En lugar de importarle le dió muchísimo morbo.
Se excitó más y empezó a buscar debajo de la toalla de él su polla. La cogió con una mano y empezó a masturbarle poniéndola cada vez más dura. El mientras tanto tiró de un lado de la toalla para dejar los pechos al descubierto y comenzó a acariciarlos ya desnudos, pellizcando suavemente los pezones. Bajó la cabeza para acercárselos a la boca y poder pasar la lengua por la areola primero en uno y luego meterse el otro en la boca como si fuese un bebe mamando. Eso hizo que ella se abadonase totalmente al placer sin preocuparse ya lo más mínimo de si entraba o salia alguien o les veían o no...y mientras él le dedicaba toda su atención a sus tetas ella se incorporó un poco para coger postura y poder acceder mejor a su polla. Se dobló hacia delante por la cintura y mientras él se las masajeaba una y otra vez ella pasaba la lengua desde los huevos hasta la punta del capullo y allí se paraba a lamerlo repetidamente, metiendo la punta de la lengua en la pequeña raja por la que ya asomaban esas primeras gotas que tanto le gustaba beber. Se miraban gozar el uno al otro lo que ponía una nota aún mas morbosa en todo lo que hacían. El bajó una mano hasta el culo de ella y le acarició suavemente las nalgas. Llevó la mano hacia el coño mojado lubricando en él los dedos e introdujo un par moviéndolos cada vez un poco más rápido. Ella tenia la poya metida en la boca y siguió con ella el ritmo del movimiento que él iba marcando. Le miró a los ojos y vió que él miraba hacia donde estaba uno de los hombres que los observaba. Iba a girar la cabeza cuando notó que otra mano le acariciaba la espalda desde los hombros hasta la zona lumbar llegando al culo.
El hombre introdujo un dedo y comenzó a moverlo despacio primero para ir aumentando el ritmo según ella en continuos movimientos de placer iba poco a poco dejándole hacer.
Se sentía plena con la boca llena por la polla de él y el coño y el culo trabajados por ambos hombres...pasaron así un rato, pero enseguida sintió que lo que ahora acariciaba su culo no eran unos dedos sino una polla intentando abrirse paso.
Miró a su compañero y éste le agarró de los hombros y le atrajo hacia si para besarle la boca. Se fundieron en un beso largo juntando sus lenguas mientras él volvía a acariciar sus pezones pellizcándolos lo justo para mantenerlos duros y en punta. Se mordisqueaban los labios y volvían a besarse cada vez con más lujuria.
El otro hombre mientras tanto se masturbaba rozando su polla entre las nalgas de ella cada vez más excitado...cada vez más rápido...
El se tumbó en el banco y ella se colocó encima suyo durante unos instantes simplemente rozándose su cuerpo contra el de él como si quisiera impregnarlo de los jugos que mojaban su sexo...como si quisiera dejarlo oliendo a ella. Agarró la polla con una mano y se la restregó por el clítoris excitado y caliente...grande y sensible...Se colocó encima de ella y se la fué metiendo poco a poco hasta tenerla totalmente dentro. Comenzó a cabalgar y a balancearse rápidamente sabiendo que ambos estaban muy a punto. Se inclinó hacia él para poder besarle el cuello, mordisquearle las orejas y los labios, lamerle...y sentir como sus tetas, como sus pezones duros y puntiagudos se movían rozando su pecho.
Estando prácticamente tumbada hacia adelante sintió como el otro hombre pasaba el capullo por sus nalgas mojándolas ya de semen. sintió como recorría el interior de éstas con él y en un segundo notó como una lengua recorría su culo dilatándolo. Un placer muy intenso recorrió todo su cuerpo...nunca había hecho una doble penetración y de hecho tenía cierto temor a que le hiciese daño...pero el morbo y la curiosidad pudieron más. La lengua del hombre se movía rápidamente y lubricaba su culo, dos de sus dedos se introducían comprobando que estaba preparado...y sin que ella se diese cuenta sintió como metía la punta despacio primero, para ir empujando poco a poco después hasta que estuvo dentro hasta sus huevos. Ella emitió un jadeo y miró a su compañero a la cara como disfrutaba y se abandonó totalmente al placer que le estaba produciendo sentirse doblemente cubierta. Los movimientos eran acompasados y sentía los huevos del hombre chocar contra su culo en cada embestida.
Ninguno de los tres se acordaba ya de que había otro hombre mirándolos...estaban totalmente abandonados al placer. Ella ladeó la cabeza para apoyarla en él cuando vió que el cuarto hombre se acercaba con la toalla aun puesta pero asomando a través de ella una polla dura e inmensa. Enseguida adivinó lo que quería y mirando a su compañero y guiñándole un ojo la agarró y se la metió en la boca. En ese momento ella se sintió en el séptimo cielo...tenia tres pollas dándole placer y se sentía plena. El hombre que cubría su culo aumentó el ritmo de sus embestidas y sin saber que lo que iba a hacer a ella le volvía loca, saco la polla para correrse en su espalda. En el momento en que ella sintió el semen caliente se abandonó a su propio orgasmo mientras tenía aun a su compañero dentro y otra polla llenándole la boca. Las convulsiones del clímax provocaron que el último hombre le agarrase de la cabeza para en un par de movimientos más llenarle la boca de semen. Cuando se hubo corrido, sacó la polla y la paseó por los labios de ella llenándolos con las últimas gotas que dejaba el orgasmo. Los dos desconocidos se sentaron satisfechos un momento y cuando recuperaron el aliento se marcharon dejándolos solos. Ella estaba pletórica y exhausta, pero aun llena de deseo. Se incorporó sentada encima de él y volvió a balancearse cada vez más rápido. El le sujetaba las caderas y acariciaba sus pechos mirándola como volvía a estar a punto de alcanzar el punto máximo. Estuvieron un rato así moviéndose al compás y poco a poco acoplándose cada vez más. Ahora parecía que solo se movía uno...ella apoyaba las manos en el pecho de él y él tenía ambas cubriendo sus tetas.
Le cogió por las nalgas, le embistió un par de veces con fuerza y llenó su interior de semen mientras ella se dejaba llevar por el inmenso placer que le estaba produciendo su segundo orgasmo.
Estaba agotada y llena de semen por todas partes...pero feliz...se recostó en él y el recorrió su columna vertebral con la yema de los dedos hasta su cuello... le acarició el pelo...le besó...y ella simplemente cogió una de sus manos cerrando los ojos...como si aun no se terminase de creer lo que acababa de vivir...


                  

1 comentario:

  1. Me hubiese gustado mucho ser uno de los 3, sobre todo tu amigo

    ResponderEliminar

Otras entradas de interés

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...