1 sept. 2012

Entregada a él

Hacía muy poco tiempo que se habían conocido en un foro de temática sexual. Era un sitio curioso en donde la gente entraba a hablar de sus experiencias, de sus fantasías...pero sobre todo donde esperaban encontrar a alguien con quien dejar volar la imaginación y saciar sus más bajos instintos sin compromisos, sin ataduras...Sexo por sexo...placer por placer,,,
Ella llevaba ya un tiempo registrada y había conocido a todo tipo de personajes. Había hecho ciertas amistades, había creado ciertos vínculos e incluso, había tenido un par de relaciones durante casi dos años de las que casualmente se estaba alejando en este momento.
Estaba bastante tocada moralmente y muy decepcionada ...pero era una persona abierta y eso no le impedía seguir relacionandose.
El sitio en cuestión tenía unas salas de chat organizadas por tema y a las que ella solía entrar cuando veía a alguien conocido...
Pero había una que para ella estaba casi prohibida. La sala de bdsm...era un sitio en el que experiencias traumáticas durante su corto matrimonio le impedían entrar. Había conocido a supuestos Amos, incluso habia interactuado con alguno de ellos...Pero nunca se los había tomado muy en serio...más que nada le parecían una panda de mandones que en casa no podían casi ni respirar sin pedir permiso y que necesitaban sentir de vez en cuando que ostentaban el poder...Y esa era una manera de hacerlo...
Pero ese día vió a alguien en la sala que acababa de terminar una relación y pensó que tampoco le iba a pasar nada por entrar a saludar....y entró....
Saludó, charló un rato y conoció a un par de tipos agradables con los que cambió un par de impresiones y la dirección del msn.
En ese momento no pudo imaginar todo lo que viviría con uno de ellos.
Hablaron, mucho, conectaron mucho, él le contó lo que buscaba y ella le confesó lo que quería...Parecía que si los dos ponían de su parte...podrían unir bastantes piezas del puzzle juntos...
Pasaron muchas horas hablando, conectaron muchísimo a nivel sexual...se atrian, se excitaban mutuamente y habían logrado compenetrarse en ese aspecto como ella no recordaba haberlo hecho con nadie con esa intensidad.
El sabía que el camino era largo...había que quitarle el miedo, ganarse su confianza y conseguir que se dejase llevar sin reparos...No había prisa y lo estaba consiguiendo poco a poco....
Hablaron de quedar a conocerse y quedaron un fin de semana para verse y tocar ciertos temas que creían que era mejor limarlos cara a cara...
Un fin de semana sin sexo...sólo una toma de contacto...Y lo hicieron...
El viernes por la tarde él llegaba en coche a la estación de autobuses de Zaragoza justo a tiempo para ayudarle a ella a sacar la bolsa de viaje del maletero.
Se vieron, se miraron, se sonrieron...cogieron la bolsa, se apartaron del autobús y se besaron...en la boca...largo...cálido...y dulce...
Ella estaba nerviosa y el beso le sirvió para tranquilizarle. Le miró a él de arriba abajo y sonriendo le dijo:
- realmente impones...
Y él devolviendole la sonrisa, contestó:
- realmente eres muy pequeña...pero me encantas...
Subieron al coche y se dirigieron al hotel...aparcaron, se volvieron a besar y ella poco a poco se fue relajando...
Cuando llegaron a la habitación estaba tranquila y propuso darse una ducha...
- sin sexo, acuérdate...le dijo..
- sin sexo, pero puedo acariciarte...contesto él...
Ella ya estaba abriendo el grifo y dejando correr el agua cuando el entró en el baño y cogiéndola desde atrás, le dió la vuelta para darle un largo y húmedo beso en la boca...metiéndole la lengua hasta dentro...paró un momento para quitarle la camiseta...y volvió a besarla...pero esta vez además acariciaba sus pechos por encima del sujetador...Ella se había enganchado con los dedos pulgares a las trabillas del pantalón de él y busco la hebilla del cinturón para soltarselo...sin dejar de besarse...sin dejar de mirarse...
El había puesto sus pezones duros y ahora estaba pellizcádolos suavemente mientras ella soltaba despacio los botones de la camisa...uno a uno...sin prisa... quitándosela la dejaba caer la suelo.
Cuando sintió el pecho de él desnudo, y mientras él le quitaba el sujetador, ella lamía con la punta de la lengua sus pezones y recorría las aureolas mientras soltaba los botones de la bragueta del pantalón y tal y como había hecho con la camisa...lo dejaba en el suelo...
Para entonces, la temperatura del ambiente había subido unos cuantos grados y la excitación de ambos iba acelerandoles la respiración y los movimientos...
El sólo ya con el boxer, terminó de desnudarla, dejandole sólo las bragas puestas...y empezó a acariciarla con las yemas de los dedos desde la nuca hasta los tobillos pasando por cada poro de su piel...sintiendo como ella se estremecía...como se iba abandonando a esa sensación de placer sin oponer ninguna resistencia...
Ella acariciaba por encima del boxer la polla cada vez más dura y el capullo cada vez más mojado empapando así el gayumbo y relamiéndose de gusto pensando en como iba a chuparlo...
- Vamos a la habitación?, le preguntó él...y sin esperar la respuesta la cogió en brazos y la tumbó en la cama. Se coloco de rodillas encima de ella y recorrió cada cm de su cuerpo con sus labios primero y con la lengua después.
Cuando llegó al pubis, separó un poco sus piernas y olió sus bragas...aspiró el intenso y dulce olor a sexo que tantas veces se había maginado...las mordisqueó y las lamió pasando repetidas veces la lengua por ellas.
Ella arqueaba la espalda de placer con cada lamida y separaba las piernas un poco más ofreciendose sin reservas.
- Cómo me pones, zorra...dijo el mientras acariciaba su coño con lo dedos por encima de las bragas...
Ella pronunció el nombre de él en un gemido...se sentía cómoda...se sentía bien...Le gustaba sentirse dominada por él...porque a la vez se sentía protegida...como si nada malo pudiera pasarle...
- Estás bien?, le preguntó él.
- Muy bien, dijo ella.
- Voy a traer un par de cosas...no te pongas nerviosa...
Ella le miró interrogante y fijamente...él acaricio su mejilla y se aparto de ella yendo hacia su maleta.
Le siguió con la mirada incorporándose en la cama y vió como la abría y sacaba un antifaz negro y las esposas de las que tanto habían hablado.
Su cuerpo se tensó en una décima de segundo...él se sentó frente a ella en la cama, le cogió las manos y dándole un beso le dijo:
- Estate tranquila, sólo quiero que te familiarices con ellos, que los cojas, que los sientas...si?
- Si, contesto ella.
Cogió el antifaz y lo tocó como una niña toca un peluche...sintiéndolo suave...
- Quieres probarlo?, le preguntó él.
Ella le miró y asintió muy timidamente con la cabeza...
El le colocó con cuidado el antifaz y le besó en la boca.
- Ahora voy a tumbarte y voy a acariciarte, vale? relájate...
- Vale, contestó ella en un suspiro...
A él le excitaba enormemente verla así...tenerla delante con los ojos tapados...que estuviera accediendo a lo que le proponía...pero sabía que tenía que ir con mucho cuidado, porque cualquier gesto podría crisparla.
Se tumbó de costado junto a ella y empezó a acariciarle  con la mano un hombro, a recorrer el pezón con los dedos, a juguetear con él...bajó por el canalillo hacia el ombligo rodeándolo un par de veces...y siguó el camio hacia las bragas asegurándose antes de que ella estaba bien y disfrutando...
Cuando llego al pubis lo acarició primero suave y luego mas fuerte por encima de la tela y luego la separó muy despacio accediendo a los labios y al clítoris hinchado y caliente por la excitación...lo acarició y bajo hacia el coño sintiendo la húmedad mojarle los dedos...
Ella respiraba cada vez de forma más agitada y de vez en cuando gemía su nombre...
- Ahora voy a ponerme encima tuyo para besarte y a lamer todo tu cuerpo...vale?
- Si, jadeó ella...
El se colocó encima de ella apoyó las manos a ambos lado de su cuerpo sobre la cama y coloco su pola aún dentro del boxer en contacto con el cuerpo de ella para que notase lo excitado que estaba...Y comenzó a besarle y a lamerle de nuevo todo el cuerpo deseando llegar y meterse en sus bragas...
LLegó y las chupó intensamente, las recorrió con la lengua saboreándolas...estaba a mil...deseaba penetrarla...quería hacerla suya...la sentía suya y quería demostrárselo...
Le quito las bragas, separó sus piernas y empezó a comerle el coño con intensidad....
Eso la puso a mil, era algo que le volvía loca y a lo que no se podía resistir, y él lo sabía asi que se dedicó a fondo separando bien los labios y recorriendo con su lengua cada recobeco de aquel coño que se le entregaba sin reparos...
- Que zorra eres y como me gustas...
- Sólo para tí M.
- Eres mi puta I.
Ella intentaba juntar las piernas, señal inequívoca de que estaba a punto de llegar al orgasmo...
- Quieres correrte, zorra?
- Sí. M., no aguanto más, quiero correrme en tu boca...quiero darte mi orgasmo...
- Vamos zorrita, dame lo que es mío...
Ella oyó como se quitaba el boxer y comenzaba a masturbarse mientras le llevaba a ella al éxtasis...haciéndola explotar de placer sin dejar de beber el flujo de su orgasmo...
Cuando ella se hubo corrido subió a besarle en la boca. Y luego, recorrió sus labios con su polla...Ella saco la lengua para lamerla y el se la restregó una y otra vez...dándosela a oler, a lamer, dejando que le mordisquease el capullo...
-Quiero comérmela, dijo ella...
-Quieres polla, perra?
- Si...
Ella oyó un sonido de metal y todo su cuerpo se tensó de golpe...
-Tranquila...cógelas...tócalas...
La besó mientras ella tenía las esposas en la mano...y cogiéndola muy despacio de las muñecas le susurro al oido...
- Ahora voy a ponértelas y te voy a atar al cabezal de la cama...luego voy a besarte y a acariciarte hasta que me pidas que te folle...vale? Estate tranquila...relájate...separa las piernas...
Ella sentía una mezcla de tensión y excitación. Le vinieron a visitar ciertos fantasmas del pasado, pero por otra parte, confiaba en él al 100%..así que obediente respiro hondo, separó las piernas y se dejó llevar...
El sentía como se iba relajando poco a poco a medida que él la besaba y acariciaba y la excitación de ambos iba en aumento...
Le acaricio los muslos y las ingles  poniendo el pulgar en el clítoris hundió primero uno y luego dos dedos en su coño y los movió dentro mientras con la otra mano restregaba  el capullo por su muslo...
Le notaba cada vez más excitada y a él verla atada y a su merced le ponía  a mil.  Se cogió la polla fuertemente y la movió muy deprisa, casi al mismo tiempo que oyó como ella le pedía apenas susurrando:
- Fóllame M.
- No te oigo, zorra, qué has dicho?
- Que me folles, pidió ella esta vez más alto...
No necesitó repetirlo, le separó más las piernas, colocándose encima de ella la penetró sin contemplaciones de una embestida ...y ya dentro de ella se movió una y otra vez sin parar sintiendo como ella tensaba el cuerpo, pero esta vez de excitación...Le agarró por la barbilla y mientras su polla llenaba su coño de semen, su lengua se movia muy rápido dentro de su boca a la vez que sentía como ella se deshacía de placer regalándole su segundo orgasmo...
Permaneció dentro de ella unos minutos...después salió y acercó la polla a la boca para que se la limpiara mientras la desataba y le quitaba el antifaz...Le miró a los ojos y cuando ella le regaló una sonrisa...simplemente la beso....


                 

2 comentarios:

  1. Caramba!!!! Kamp., muy bonito y erotico tu relato, tienes que ser muy fuerte para entregarte así....felicidades.

    ResponderEliminar
  2. Me ha gustado, y me ha puesto a tope, me gusta tu forma de escribir.

    ResponderEliminar

Otras entradas de interés

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...