14 oct. 2014

Jugando con la nata

Ella estaba trabajando en el ordenador. El le había llamado para decirle que ya había terminado de trabajar y que subía a buscarle para salir a dar una vuelta.Iba muy atrasada con la traducción que tenia que entregar y se estaba preparando mientras hacia las últimas correcciones a la pagina que acababa de terminar. Cuando él llegó no estaba vestida del todo. LLevaba puesta la ropa interior, bragas y sujetador de algodón a juego blancos con rayas muy finas negras y calcetines que le llegaban hasta justo debajo de la rodilla, también de rayas pero mas anchas. Estaba descalza y se había puesto una blusa blanca y entallada por la cintura, que le marcaba las caderas y que a la altura del pecho el botón le ataba lo justo dejando ver un sugerente canalillo. Tenía el pelo recién lavado y recogido en un moño para que no le molestase sujeto con un lapicero, el rimmel dado en las pestañas y los labios pintados de un rosa fucsia que sabia que a él le iba a volver loco. El oculista le había recomendado que llevase gafas por lo menos cuando fuese a pasar muchas horas seguidas en el ordenador y al final había claudicado y había encargado unas que ahora le resultaba incluso interesante el aspecto que le daban. Iba a ponerse los pantalones vaqueros cuando sonó el timbre de la puerta de abajo. Era él.
- Sube, le dijo, no estoy preparada del todo aun...
- Siempre... se empezó a oír desde el otro lado, y ella riéndose colgó el interfono para no seguir escuchando sus protestas. Esperó a que estuviese ya en el rellano de la escalera para abrirle la puerta, venía dispuesto a quejarse por tocarle siempre esperar a que terminase de hacer algo, pero cuando la vió apoyada en el marco de la puerta, sólo pudo decirle:
- uf, pareces una maestra pervertida
A ella aquel comentario le hizo muchísima gracia y soltó una pícara carcajada, le agarró de la corbata y le metió para dentro. Los dos sabían que ya no darían esa vuelta. Entraron en el salón y ella encendió las velas que siempre tenía estratégicamente colocadas por las habitaciones, apagó las luces y prendió las barritas de incienso que salían de los dos budas que tenia a ambos lados del sofá. Sólo faltaba la musica. Esa misma mañana habia comprado un cd de txalaparta que aun no habían escuchado y ese le pareció un buen momento.Mientras ella iba de aquí para allá por la habitación, él se había quitado la americana y la corbata y se había sentado en el medio del sofá apoyando la espalda contra el respaldo y observándola pensó que estaba cansado pero que seguro, merecía la pena. Ella sabía que tenía un compañero de baja y que le estaba tocando hacer sus clientes también, así que se puso frente a él, sentada en sus piernas y empezó a soltarle los botones de la camisa. El iba a hacer lo propio con los de ella, pero le detuvo, le besó en la boca y le dijo:
- tú, relájate y disfruta...
Por la forma en que estaba sentada encima de él en seguida se dió cuenta de que la idea le había gustado porque notó en su entrepierna como la polla se empezaba a poner dura. Esto hizo que ella empezase a moverse con suaves balanceos restregándola por sus bragas a la vez que le daba suaves mordiscos en las orejas, le chupaba con delicadeza el cuello y unía sus labios a los de él metiéndole la lengua hasta dentro. Cuando terminó de desbrocharle la camisa, dejó su pecho al descubierto sin quitársela del todo. Le pasó las manos repetidamente en suaves caricias y jugueteó con sus pezones, pasándoles la punta de la lengua. El le había puesto las manos en las caderas y la movía hacia delante y hacia atrás como si se tratase de una mecedora, lo que hacía que la polla estuviese cada vez más dura y las bragas de ella cada vez más empapadas. Ella empezó a soltarle la hebilla del cinturón inclinándose un poco y doblando la cintura dejando el escote al descubierto. El panorama fué demasiado como para que él estuviese quieto. El sujetador le juntaba sus grandes pechos dándoles una exquisita forma redonda y la visión del canalillo hizo que no pudiese aguantar el deseo de recorrerlo con la lengua. La boca se le hizo agua sólo de pensarlo. Le quitó las gafas, le soltó el pelo y la arrimó hacia el mientras lo recorría una y otra vez. Ella sintió un placentero cosquilleo y echo la cabeza hacia atrás para que él tuviese mas fácil acceso. De repente se le ocurrió una cosa.
- espera, le dijo, ahora vuelvo. No te muevas de ahí, y señalándole la bragueta, .... y mantén eso a punto. El empezó a pasarse la palma de la mano por encima del pantalón y mientras terminaba de quitarse el cinturón, le contestó:
- tranquila, no pienso moverme, pero no tardes.
Oyó como abría la puerta de la nevera y al momento supo lo que tramaba y cuando la vió aparecer con el bote de nata montada un excitante escalofrío le recorrió todo el cuerpo.Ella le miro divertida, volvió a coger postura encima de él , quitó la tapa y metiéndose la cánula entre las tetas dejó soltar un enorme chorro que hizo que aquello pareciese una catarata de espuma entre dos montañas. El panorama era mas que excitante y sin pensárselo dos veces el empezó a lamer la nata y a extenderla con la lengua por el escote mientras le soltaba la camisa. El sujetador se ataba por delante así que sólo tuvo que dar un suave tirón para soltarlo y dejar los pechos al descubierto. Los agarró con las dos manos y los besó y los lamió hasta que no quedó nada de nata en ellos. Repitió la operación, pero ahora la nata corría bajando hacia abajo y el obediente la siguió con la lengua, entreteniéndose a juguetear en el ombligo para volver otra vez hacia arriba a terminar de dejar los pechos limpios. Ella se reía divertida y excitada y cuando tuvo la boca de él cerca le atrajo la cabeza hacia sí y le dió un sensual, jugoso y largo beso, jugueteando con las lenguas dentro de la boca. Estuvieron así abrazados unos minutos, pecho contra pecho y rozándose suavemente el pubis y el pene. El le separó con un dedo las bragas y le metió la otra mano para acariciarle el coño y ella notando que su polla ya no cabía dentro de los pantalones metió la mano por los gayumbos para sacarla. Cogió el bote de nata y antes de que el se diese cuenta la embadurno entera, desde el capullo hasta los huevos y adivinado lo que iba a pasar ahora, él se acomodo en el sofá cogiendo posición para que ella pudiese comérsela estando cómoda. Ella se arrodilló delante de él, entre sus piernas, se quitó la camisa y agarrando la polla con una mano y los huevos con la otra se la metió en la boca a la vez que la meneaba con movimientos bien acompasados cogiendo un ritmo que a él le hizo estremecerse y gemir de puro placer. De vez en cuando ella levantaba la vista para mirarle a los ojos. Le gustaba ver como se reflejaba el deseo y la excitación en ellos. El le estaba acariciando el pelo a la vez que le movía la cabeza con suavidad acompañando el ritmo que ella iba imponiendo. Estuvieron así un buen rato, alternando la mamada dentro de la boca con chupadas con la lengua que la recorrían entera de arriba a abajo incluyendo lametones y succiones en los huevos. Estaba enormemente excitada, se notaba muy mojada y cogió la mano de él para llevársela hasta las bragas moviéndosela en una insinuación de que había llegado el momento de que se lo trabajase. Entendiendo la indirecta el se levantó, terminó de desnudarse y le quitó las bragas a ella. Le acarició el coño mientras los dos estaban de pie pasándole el dedo por el clítoris y metiéndoselo por la vagina una y otra vez mientras que con la otra mano le sobaba los pechos primero y el culo después. Le estaba poniendo a cien de tal manera que a ella le costaba mantenerse de pie, necesita apoyarse en algún sitio porque las piernas le temblaban de placer. Cogió la nata otra vez y se vació el bote entre las piernas, él la miraba excitado y divertido, ella le empujó a sentarse de nuevo en el sofá y se colocó como antes pero esta vez en lugar de estar sentada, se puso de pie de forma que la boca de él quedaba justo a la altura del montón de nata.Apoyo las dos manos en el respaldo del sofá y le dijo:
- ahora, cómemelo.
No se hizo de rogar y empezó a lamerle el coño pasándole la lengua por todo el clítoris una y otra vez y a medida que la nata iba desapareciendo, se abría camino hacia la vagina, metiendo primero la punta y luego la lengua entera y moviéndola dentro como si de una polla se tratase. Los gemidos de ella no hacían si no excitarle mas y empezó a juguetearle en el culo, metiéndole primero un poco el dedo y poco a poco más haciendo que se moviese ayudando así a darle más placer. De vez en cuando él dejaba el culo de ella para masturbarse y así no perder ni un ápice de excitación. Estaban llegando los dos al punto cumbre y él sabiendo lo mucho que le gustaba a ella que se corriesen juntos, le preguntó suavemente mientras le acariciaba las nalgas:
- vamos?
- vamos, le dijo ella sonriendole
El le agarró de las caderas y le puso suavemente de rodillas y antes de que ella se diese cuenta tenía su poya dentro, gimiendo de placer los dos empezaron a moverse a la vez como si siempre hubiesen estado unidos por esas partes de su cuerpo. A la vez se besaban frenéticamente uniendo sus lenguas dentro de su boca. Tenían las manos entrelazadas como si les diese miedo que algo les separase. En el cd sonaba un solo de txalaparta que parecía adivinar lo que estaba pasando y la música se unía perfectamente al movimiento de los cuerpos. Generalmente ella empezaba a correrse unos segundos antes y hoy no iba a ser una excepción, esto hacía que a él al sentir como se estremecía ella no pudiese aguantar más y juntos alcanzasen el orgasmo.
Cuando terminaron se quedaron en esa postura un buen rato, cansados y satisfechos y dándose pequeños besos en la boca, en el cuello y en los hombros, mientras se relajaban todos los músculos de su cuerpo.
Terminó la música, se apagaron las velas y el incienso ya no ardía. Se tumbaron en el sofá, se taparon con una manta y unidos en cuerpo y alma se quedaron profundamente dormidos.


                   

1 comentario:

  1. Estupenda entrada, todo explicado pasito a pasito.
    Es curioso, pero aún no probé la idea de la nata, jejeje.
    Saludos

    ResponderEliminar

Otras entradas de interés

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...